For an optimal site experience, we recommend using a different browser.
Using Internet Explorer may prevent you from accessing Chubb.com, and some site features may not function as expected.

X

Cómo identificar y ayudar a los empleados estresados

Dra. Elizabeth Lombardo
5/4/21

¿Cómo están sus empleados? Es muy probable que se sientan un poco estresados.

Los lugares de trabajo han sido identificados como la fuente número uno de estrés de los trabajadores estadounidenses, y eso puede provocar muchos problemas, incluidos los siguientes:

  • Menor productividad
  • Absentismo
  • Presentismo
  • Rotaciones
  • Mayor utilización de atención médica
  • Más accidentes y malas decisiones
  • Tensión en las relaciones

Y todo esto puede ser costoso. De hecho, el estrés les cuesta más de $300,000 millones anuales a las empresas de los Estados Unidos. Además, un empleador debe pagar un 50% más en gastos de salud por los empleados estresados.

Lamentablemente, el 33% de los estadounidenses dicen que habitualmente se sienten estresados durante la jornada laboral.

Si bien un poco de estrés puede ser positivo (por ejemplo, puede motivar a los empleados para que realicen un proyecto), el estrés a largo plazo suele ser negativo.
 

¿Cómo sabe si los miembros de su equipo están estresados?


El estrés se puede presentar de maneras diferentes en distintas personas. Por ejemplo:

  • Irritabilidad
  • Menor productividad
  • Mayor o menor apetito (se puede observar el cambio de peso en las llamadas por Zoom)
  • Retraimiento social (no hablar mucho durante las reuniones)
  • Impuntualidad (llegar tarde a las llamadas, demora en la realización de proyectos)
  • Dificultad para enfocarse o concentrarse 
  • Problemas para dormir
  • Cometer más errores
  • Más licencias por enfermedad 
  • Nerviosismo 
  • Indefensión
  • Baja autoestima 
  • ALERTA ROJA: pensar en no querer estar aquí, por ejemplo “quizás, simplemente debería saltar de un puente”. Ni siquiera las “bromas” sobre dichos sentimientos deben tomarse con liviandad.

 

¿Cuáles son las fuentes comunes de estrés de los empleados?


En estos tiempos de pandemia, hay estrés en todos lados. Parte del estrés puede ser causado por cuestiones ajenas a la oficina (las relaciones, la salud, las restricciones por la COVID, el aprendizaje a distancia de los niños…). Y otra parte puede ser causada por el trabajo. 

Un estudio determinó que las cinco fuentes principales de estrés en los empleados son: sueldos o salarios bajos, falta de oportunidades para avanzar o crecer, carga de trabajo demasiado pesada, expectativas laborales poco realistas y muchas horas de trabajo.

Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés en el lugar de trabajo es más probable en situaciones en las que se les pide a los empleados que realicen cosas que superan sus conocimientos, capacidades y habilidades para afrontar situaciones, especialmente cuando no perciben apoyo suficiente de otros (por ejemplo, de los supervisores o compañeros).

Otra investigación determinó que las expectativas poco realistas de los gerentes son el principal factor estresante, junto con las cargas de trabajo pesadas y los plazos inminentes.
 

¿Qué puede hacer?


En lo que respecta a ayudar a los miembros de su equipo a manejar el estrés, no existe una solución universal que le sirva a todos. A continuación mencionaré 11 estrategias a tener en cuenta.

1. Recomendar y facilitar herramientas útiles para el manejo del estrés

El ejercicio físico es una excelente manera de disminuir el estrés. Incentive a su equipo para que se ponga en movimiento. Una manera de hacerlo es organizar reuniones para caminar. Recomiende al equipo que se aleje de las pantallas, que tomen los auriculares y hagan llamadas, especialmente las que son con una sola persona, mientras caminan. Ofrecer descuentos en un gimnasio local o los servicios para realizar ejercicios en línea también podría ser útil. 

La meditación también podría ser una herramienta útil para manejar el estrés. Puede contratar a un experto en meditación para que les dé una lección a los empleados sobre cómo meditar y los puede incentivar para que descarguen aplicaciones gratuitas.

Aprender otras habilidades para manejar el estrés puede ser útil. Una táctica que descubrí que podría ser extremadamente útil es brindar capacitaciones por audio o video de 3 o 5 minutos que aborden diferentes aspectos del manejo del estrés con un marco cognitivo y conductual. Algunas pueden tratar sobre cómo ser firme, cómo silenciar al crítico interior y cómo administrar mejor el tiempo.

Una pequeña empresa donde realizo consultas decidió bloquear un período de 30 minutos, tres veces por semana, durante los cuales los miembros del equipo puedan elegir qué herramienta de manejo del estrés utilizarían. ¿Cómo reaccionará su equipo ante eso?

2. Recomendar vacaciones “reales” 

Un estudio descubrió que el 55% de los estadounidenses no utilizaban la totalidad de sus licencias remuneradas. E incluso cuando están de vacaciones (es decir, oficialmente sin trabajar), muchos controlan sus correos electrónicos y correos de voz.

¿Por qué esto es importante? En los países donde se les recomiendan a los empleados que se tomen vacaciones, los miembros de esos equipos son más productivos, lo cual puede ayudar a mejorar el balance final de su compañía. 

Por lo tanto, incentive a su equipo para que se tomen vacaciones “reales” cuando están desmotivados para trabajar e incluso cuando no puedan participar de proyectos de trabajo o comunicaciones. 

3. Hacer que sus empleados se sientan valorados

 Cuando las personas se sienten valoradas, sus niveles de estrés disminuyen. Adopte medidas constantes para reconocer a su equipo de alguna manera que ellos consideren positiva. ¿Quiere algunos consejos sobre maneras específicas de reconocer a sus empleados? Consulte Las 5 maneras principales para hacer que sus empleados se sientan apreciados.

4. Dar a los empleados un poco de control

La indefensión es un estado en el cual las personas sienten que no tienen ningún control. Puede provocar más estrés, depresión y puede hacer que se den por vencidos. Para contrarrestar esto, ayude a los miembros de su equipo a adquirir una sensación de control sobre al menos algunos aspectos de su trabajo.

La comunicación es clave. Programe reuniones habituales (no es necesario que sean formales) con sus empleados. Sepa cómo están. Si algunas cuestiones los estresan, resuelvan juntos cómo pueden mejorar, por ejemplo priorizar y delegar. Y cuando se avecinan cambios, sea tan abierto como sea posible con sus empleados. Los miedos relacionados con la seguridad laboral pueden provocar mucho estrés. 

5. Recomendar desafíos moderados

A esto lo llamo el “principio Ricitos de Oro”. ¿Recuerda a Ricitos de Oro en la casa de los tres osos? Por cada cosa que probaba, la moderada era la correcta (temperatura de la sopa, firmeza del colchón...). Bueno, resulta que los objetivos de los empleados también son óptimos en un nivel moderado. Darle a su equipo demasiado trabajo puede provocar que se sientan abrumados. Si la tarea es demasiado sencilla (traducción: ¡aburrida!), también puede provocar estrés. Busque proyectos que constituyan un desafío moderado para su equipo y que les permita aplicar sus fortalezas principales.

6. Prepararlos para el éxito

Ofrezca capacitaciones, lleve a cabo controles regulares con los miembros del equipo, cree un programa de asesoramiento. Esto puede ayudar a que sus empleados no se sientan abrumados o que están perdiendo la cabeza.

7. Aportar claridad

La confusión puede provocar estrés. Entre los ejemplos de confusión en el lugar de trabajo se puede mencionar el hecho de no comprender totalmente las responsabilidades o prioridades laborales, la falta de retroalimentación, la falta de liderazgo o la falta de claridad de funciones. Aplique su liderazgo en estos temas y no se detenga ahí. Solo porque crea que comunicó algo con claridad, no significa que todavía no haya cierta confusión. Haga preguntas para asegurarse de que cuentan con toda la información que les brindó.

8. Ser flexible

Permitir a su equipo que tenga flexibilidad en determinadas áreas también puede ayudar a incrementar cierta sensación de control, así como también a sentirse valorado. Una manera de hacer eso es ofrecer horas de trabajo adaptables. Una opción importante que veo recientemente es lo que ocurre con el aprendizaje a distancia. Muchos padres con niños en edad escolar se sienten abrumados con la función de “maestros” que han debido sumar. Ofrecer afabilidad puede ayudar a reducir el estrés e incentivar la participación. 

9. Fomentar la retroalimentación

Pregunte a sus empleados cómo están. Y entonces, preste atención: pregunte si tienen ideas sobre cómo mejorar las cosas. Y asegúrese de hacer efectivamente algo con la información. Pedir comentarios y no hacer nada con ellos puede provocar más estrés. Aunque no pueda implementar todas las ideas, adopte una postura abierta sobre por qué no puede hacer algo y busque una alternativa. 

10. Crear una cultura positiva

Cuando brindo servicios de orientación a personas que buscan empleo nuevo, les recomiendo mucho que prioricen la cultura del lugar de trabajo potencial. Las personas negativas, el miedo o la competencia insalubre puede generar estrés. Crear una cultura de trabajo positiva en la cual los empleados estén comprometidos ayudará a aumentar sus ganancias. Esto incluye acciones como optimizar la comunicación, tener un entorno abierto a la retroalimentación, estrategias positivas para resolver conflictos y mayor compromiso de los empleados.

11. Ser un buen modelo

No importa lo que diga o las pólizas que haya suscrito, el factor determinante real de cómo su equipo aprovechará estas estrategias es... usted. Lo están observando. ¿Toma un descanso durante el día cuando no hay llamadas? y ¿está meditando o realizando ejercicios físicos? ¿Toma vacaciones “reales”? Es indispensable que lidere con el ejemplo.

Pruebe cualquiera de estas estrategias para reducir el estrés y aumentar las ganancias de su empresa. Luego, cuéntenos si funcionaron. ¡Estamos aquí para apoyarlo y darle fuerza! 

 

La Dra. Elizabeth Lombardo es psicóloga matriculada, doctora en psicología y tiene una maestría en fisioterapia; además, es experta en cómo destruir a nuestro crítico interior para que podamos vivir una vida llena de objetivos, satisfacciones y verdadero éxito (True Success™). Es la psicóloga famosa más confiable de los Estados Unidos, con más de 100 entrevistas en los medios nacionales. Redacta artículos para Combined Insurance con el objetivo de ayudar a educar a los lectores; sin embargo, sus opiniones y consejos médicos tienen fines de entretenimiento únicamente y no reemplazan la consulta al médico