For an optimal site experience, we recommend using a different browser.
Using Internet Explorer may prevent you from accessing Chubb.com, and some site features may not function as expected.

X

Compromiso con el crecimiento durante la pandemia: estrés financiero y COVID

De acuerdo con una encuesta realizada recientemente por ChubbSe abre en una ventana nueva., a la mayoría de los estadounidenses (el 68 %) les preocupa su bienestar financiero y el de sus familias. Se observó el mismo nivel de preocupación en personas de ambos géneros y de todos los grupos de ingresos y edades.

Las preocupaciones financieras pueden afectar su bienestar. Por ejemplo, se ha demostrado que el estrés prolongado puede causar estragos en casi todos los aspectos de su vida.

Salud Mental

Por ejemplo, cuando estamos estresados, nuestro bienestar emocional puede sufrir.  El estrés puede causar depresión, ansiedad, irritabilidad, culpa y vergüenza. Nuestro funcionamiento mental también puede verse afectado. La exposición prolongada a determinados niveles de estrés puede causarnos dificultad para concentrarnos, falta de atención y problemas para memorizar información. 

Salud física

La investigación también hace hincapié en los efectos nocivos del estrés a largo plazo en nuestra salud física. Algunos ejemplos incluyen tener dificultades para conciliar el sueño, comer más de lo normal u optar por alternativas no saludables, evitar el ejercicio, ser sedentario, o experimentar malestar gastrointestinal o dolores físicos sin motivo, por lo general, dolores de cabeza, o en el cuello o la espalda.

Además, hay un área de estudio denominada psiconeuroinmunología que se encarga de explorar el impacto del estrés en los sistemas neurológico e inmunológico. Uno de los hallazgos más consistentes es que el estrés prolongado puede dañar el funcionamiento del sistema inmunológico y disminuir sus defensas contra los patógenos. ¿Cuál es el resultado? Una mayor probabilidad de enfermarse.

Nuestras relaciones y el estrés

Las relaciones también pueden verse afectadas como consecuencia del estrés. Algunos ejemplos incluyen:

  • Identificar como propio lo que otros están haciendo o diciendo
  • Ofenderse fácilmente
  • Irritarse con los demás
  • Gritar
  • “Cerrarse” y no comunicarse abiertamente
  • Ser pasivo-agresivo
  • Echarles la culpa a los demás

¿Alguno le resulta familiar? Sí, eso pensé.

Nuestro trabajo y el estrés

El estrés prolongado puede afectar incluso nuestro trabajo. Las consecuencias de una mente estresada pueden ser procrastinación, “parálisis por análisis”, problemas para concentrarse, destinar demasiado tiempo a tareas innecesarias y eludir lo importante, evasión total del trabajo, bajo desempeño debido a problemas de funcionamiento mental, comisión de más errores y aumento de las lesiones relacionadas con el trabajo.

Las reacciones importan

Aunque no puede controlar todo lo que ocurre en su vida, puede controlar cómo reacciona frente a ello. Cuando de estrés financiero se trata, una manera de hacerlo es evitar caer en esa “trampa” del pensamiento que los psicólogos llaman adivinación del futuro.

Esta es un tipo de distorsión cognitiva, o una manera imprecisa de entender una situación, en el que la persona predice que ocurrirán sucesos negativos y reacciona emocionalmente como si sus miedos fueran inminentes. Es el clásico pensamiento de “¿Qué pasaría si...?”, por ejemplo, “¿Qué pasaría si pierdo mi trabajo?” o “¿Qué pasaría si me lesiono y no puedo trabajar?” En general, cuando las personas se hacen este tipo de preguntas, luego se las responden mentalmente sobre la base del peor resultado. “Si eso ocurre, me quedaré sin casa y no podré darles de comer a mis hijos”. Ahí es cuando aparecen la ansiedad y el estrés.

La adivinación del futuro es como ponerse un abrigo de invierno en verano. Imagine que es verano (ah, espere, lo es) y hace 100 grados de calor afuera. De repente, ve a alguien con un abrigo de invierno largo, una bufanda y un sombrero. ¿No pensaría que esa persona es un poco rara? Bueno, ¿qué pasaría si esa persona le dijera que se está preparando para el invierno, para el que faltan cuatro meses? Quiero decir, tiene sentido usar un abrigo en diciembre, ¿no?

Sin embargo, usarlo en agosto no tiene ningún sentido. Transpirar durante cuatro meses hasta que haga el frío suficiente para justificar su uso es una molestia totalmente innecesaria. Aun así, eso es lo que hacemos cuando intentamos adivinar el futuro: reaccionamos emocionalmente como si el suceso ya estuviera ocurriendo, incluso cuando no es así.

Tener un plan ayuda

Por supuesto, tener un abrigo en el armario para cuando lo necesite es, en efecto, una gran idea. No transpira innecesariamente (es decir, no actúa como si su miedo fuera inminente), pero está listo en caso de que ocurra.

Esto se parece a considerar el peor de los escenarios, por ejemplo, en una situación financiera, y no reaccionar emocionalmente como si fuera inminente. Es importante tomar medidas para prevenir los problemas financieros, como determinar un presupuesto, y también implementar diferentes sistemas para enfrentar las adversidades.

La Dra. Elizabeth LombardoSe abre en una ventana nueva. es psicóloga matriculada, doctora en psicología y tiene una maestría en fisioterapia; además, es experta en cómo destruir a nuestro crítico interior para que podamos vivir una vida llena de objetivos, satisfacciones y verdadero éxito (True Success™). Es la psicóloga famosa más confiable de los Estados Unidos, con más de 100 entrevistas en los medios nacionales. Redacta artículos para CombinedInsurance con el objetivo de ayudar a educar a los lectores; sin embargo, sus opiniones y consejos médicos tienen fines de entretenimiento únicamente y no reemplazan la consulta al médico.